«

»

May 20

Los seis principios del método Pilates

El método Pilates nació a principios del siglo XX y desde entonces ha ido evolucionando. Distintas escuelas lo han ido adaptando a su estilo y necesidades del momento, modificando así ciertos aspectos de la técnica.

Pero hay una cosa que ha permanecido intacta a través del tiempo y son los seis principios que rigen todos los ejercicios de Pilates.

Veámoslos detenidamente:

Concentración

Los ejercicios de Pilates requieren una alta concentración para coordinar los movimientos de nuestro cuerpo con la mente y la respiración.

Esto te hace tomar consciencia y darte cuenta de las limitaciones y debilidades que tienes, pero también las fortalezas y capacidades. A medida que avances en la práctica lograrás ver cambios y mejoras en la ejecución de tus ejercicios.

Además, el tener nuestra atención  totalmente focalizada en el ejercicio, ayuda a despejarnos de los problemas del día a día y descansar la mente.

Respiración

La respiración es clave en todos y cada uno de los ejercicios de Pilates, y debe estar coordinada con el movimiento. La finalidad de esta es la correcta oxigenación de nuestro organismo para obtener energía y aumentar la capacidad pulmonar. Así, mejoraremos nuestra circulación sanguínea, nuestra flexibilidad y fuerza y sobre todo y lo más importante mejoraremos la postura y dejaremos de sobrecargar musculatura que no está diseñada para este fin.

La respiración debe ser completa (gran parte diafragmática-intercostal y muy poco clavicular y abdominal) y bien organizada.

Centralización

La fuerza necesaria para los movimientos de Pilates partirán siempre del llamado core, centro de energía o powerhouse. Con esto nos referimos a la faja muscular compuesta por diafragma, abdominales, lumbares, pocas, suelo pélvico y glúteo, desde donde se transmite después la energía a nuestras extremidades.

Control

Joseph Pilates dio una extremada importancia al control sobre nuestro cuerpo y mente; tanto que él denominó a este método “contrología”. Los ejercicios de Pilates solo serán efectivos si la ejecución de los mismos es correcta y controlada, esto implica huir de movimientos bruscos o irregulares, también con el objetivo de evitar lesiones.

Fluidez

Los ejercicios los realizaremos en un tempo, que viene dado por el ritmo de la respiración. Buscamos que un movimiento vaya encadenado al siguiente, de forma fluida y lo más natural posible.

Precisión

Debemos entender que cada movimiento tiene un propósito y para conseguirlo es importante concentrarse y realizarlo correctamente. Por ello siempre elegiremos CALIDAD frente a CANTIDAD. Es preferible hacer menos repeticiones de forma precisa, que hacer más sin ningún tipo de control.

Con la práctica iremos ganando cada vez más precisión en nuestros movimientos.

Todos estos principios están relacionados entre sí, por lo que es importante atender a todos por igual. Sobre todo al principio es complicado estar pendientes de coordinar todos nuestros movimientos y hacerlos de forma correcta, así que es más que recomendable rodearse de instructores que te corrijan y te enseñen a integrar los seis principios a tus ejercicios.
En Pilates enunIMPULSO tendrás a tu lado a los mejores expertos para aprender y crecer en este método. ¡Ven y pruébalo!