«

»

May 02

¿ENTRENAS TU SUELO PÉLVICO? TODOS DEBERÍAMOS HACERLO


Si ya practicas Pilates o estás familiarizado con sus ejercicios, probablemente habrás oído hablar del suelo pélvico y lo importante que es trabajarlo pero, ¿qué es exactamente?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos, ligamentos, colágeno y fascias que sostienen los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada, y de ello depende su normal funcionamiento.

Y aunque siempre se ha relacionado esta zona a la mujer, los hombres también tienen que trabajarla.

Entonces, ¿todos tenemos que fortalecer el suelo pélvico?

Los ejercicios de Pilates en general fortalecen y tonifican la musculatura profunda, incluido el suelo pélvico. Es importante saber que no todo el mundo debe trabajar la musculatura del periné de igual forma, ya que si existe alguna disfunción debemos acudir a un fisioterapeuta especializado para que nos realice una valoración

La disfunción del suelo pélvico, que puede ocasionar trastornos como el prolapso de la vejiga, el recto o el útero, la incontinencia urinaria, dolores en la región lumbopélvica, estreñimiento o relaciones sexuales dolorosas, normalmente tiene origen en la debilidad de este grupo de músculos. En ese caso sería conveniente trabajar el suelo pélvico con ejercicios como vamos a explicar más adelante. Sin embargo, hay personas que sufren trastornos en esta zona y no precisamente por el debilitamiento sino por el exceso de tensión. Por eso es importante realizar un buen diagnóstico de nuestro estado antes de llevar a cabo ejercicios que puedan resultar contraproducentes. En el caso de una hipertonía sería recomendable que un especialista nos tratara para ayudar a relajar y descontracturar la zona.

Si lo que necesitas es fortalecer el suelo pélvico…

No basta con realizar los conocidos ejercicios de Kegel, sino que es importante compensarlos con un buen trabajo de core. El core compuesto, entre otros, por el diafragma, el transverso, oblicuo interno y los multífidos, trabaja de forma coordinada con el suelo pélvico para contrarrestar o redirigir el exceso de presiones que puede recaer sobre el mismo.

Si no activamos correctamente la zona del transverso, el suelo pélvico puede quedar desprotegido de presiones y conducirnos a las lesiones que hemos comentado antes.

Resultado de imagen de suelo pelvico

Volviendo a los ejercicios de Kegel, es importante remarcar los tres pasos necesarios para que se realicen correctamente.

1-Para trabajar la musculatura superficial debemos realizar contracciones concéntricas de los músculos que rodean los esfínteres (que son los encargados de la contención de gases, orina y heces). Erróneamente la gente abusa de esta contracción pensando en que va a fortalecer más su musculatura, pero así lo que podemos conseguir es sobrecargar los músculos.

2-Es necesario trabajar también la musculatura profunda. ¿Cómo lo hacemos? Una vez contraídos estos músculos, los elevaremos hacia el interior de nuestro cuerpo.

3-Y muy importante , no podemos olvidarnos de la fase de relajación. Como todo músculo después de ser contraído necesita ser relajado, recomendamos el doble de tiempo de relajación de lo que se ha contraído.

En Pilates enunIMPULSO trabajamos en cada clase la musculatura del suelo pélvico en conjunto con el CORE.

Un buen patrón respiratorio para movilizar diafragma y costillas, junto con una posición neutra de la pelvis, columna en elongación y una correcta activación de suelo pélvico y transverso marcarán la DIFERENCIA EN TUS CLASES DE PILATES y los beneficios obtenidos.

Es importante que te acompañes siempre de profesionales que supervisen la correcta ejecución de los ejercicios, para conseguir un tono óptimo de tu suelo pélvico y ganar en salud.

En Pilates enunIMPULSO sabemos lo importante que es para ti, te enseñaremos y guiaremos en todo momento.